#LaVidaEnDesahogo – María, la de las rancheritas

52209_1639398020754_3397904_o Hoy mi María cumpliría 49 años. La muerte es un largo camino hacia los recuerdos. Entra con furia y arrasa con todo. Revisando fotografías de la familia, encontré´esta donde tú apareces hermosa, fue el día de tus 15 años, típica foto donde mamá nos ponía en el jardín agarrando una flor o una linda tuna. La miro, y es inevitable reconstruir nuestra infancia y nuestra adolescencia como hermanas. Entre el llanto y la ternura, trato de fijar la memoria en esta fotografía. Pude haber hecho más por ti, lo sé. Pero, no lo hice. El olor fuerte de hospital nunca me ha abandonado, tampoco las amplias escaleras ni los pasillos torturados por la enfermedad. Ese caos de país, y tú agonizando. María, “A mundo calzones negros”, y tu Quíbor te tragó. María, tu vida sencilla, tu carcajada escandalosa, tu mal genio, tu boca apurruñada en un gesto eterno de inconformidad con el mundo. María, la tremenda. María, tantas idas y tantos regresos con mamá. María, te fuiste mirando una pared, rabiosa con el cáncer, rabiosa con la vida. María, la madre cariñosa, defensora de sus hijos como leona. María, ¡Cómo te gustaba bailar y cantar tus rancheritas y tus vallenatos! María, la romántica y enamorada de la alegría. Feliz cumpleaños hermana querida, dónde estés. Ojalá y exista un lugar dónde uno se encuentre después de muerto. Me gustaría tanto volver a verte, abrazarte, y decirte que en verdad me hubiera gustado estar más tiempo a tu lado, haberte escuchado más, haberte acompañado más. Es viernes, 5 de diciembre, en la colonia donde vivo se escucha una rancherita, de esas viejas como las que te gustan, quiero pensar que eres tú, que hiciste ese viaje tan largo, sólo para susurrarme al oído que nunca te fuiste, que estás ahí entre nosotros. ¡Feliz cumpleaños, hermana! Si hay otra vida, prometo hacerlo mejor contigo.

Gennys

05 de Diciembre 2014

Anuncios

#DiarioDeUnaInmigrante – México en 5 pesos.

Hay una imagen que me hizo quedarme en México. Hoy caminando hacia Migración, la imagen regresó. Subes a un pesero (caminoetica por puesto – transporte público), siempre va lleno hasta el techo. Se supone que pagas al subir, pero a muchos en el ajetreo y la urgencia por abordar el transporte se nos olvida, otros abordan apresurados por la puerta trasera… Al final todos quedamos amontonados. Entonces, surge la magia. Desde el fondo del camión, el pasajero que no pudo pagar al subir va pasando sus 5 pesos, la moneda hace su viaje cuántico, de mano en mano, pausadamente, sin ajetreo, cada uno de los pasajeros coopera a que los 5 pesos lleguen hasta el chofer. Un chofer absolutamente confiado de que a nadie se le va a ocurrir quedarse con la moneda, menos aún bajarse sin pagar. Es una maravilla, ese simple gesto de comunión urbana, de seguridad de que nadie va a traicionar, de que todos somos honestos y, además todos lo hacemos con cordialidad, sin aspavientos, cortesía hecha hábito de cientos de años. Eso dice mucho de un pueblo, de una cultura. Esa imagen me electrizó. Recuerdo con clara exactitud que me dije: “en este país se puede vivir”. Eso fue hace 8 meses. Hay 43 estudiantes desaparecidos. Más de 26.000 desaparecidos, por momentos la extensión geográfica desdibuja ese azote, pero es una realidad. Me anclo en el pesero, en ese pequeño gesto urbano, y sé que a pesar de todo este espanto, en este país se puede vivir.

México, 19 Nov – 2014
Gennys Pérez
Celebro mi Residencia Temporal.
http://www.mexicodesconocido.com.mx

pesos-mexico More
http://www.zacateks.com

Image Search
Search Box

Image Search
Search Box

#DiarioDeUnaInmigrante – Chespirito, escena final

Escena Final
Un cielo indescriptible. Mientras Chespirito se eleva:

Chavo: Pipipipipipi
Chapulin: No contaban con mi astucia.
Chavo: Es que no me tienen paciencia

Acercándose a una nube.

Chapulin: Silencio… mis antenitas de vinil están detectando la presencia del enemigo.
Chavo: Pipipipipipipipi
Chapulin: Se aprovechan de mi nobleza
Dr. Chapatín: Ya me dio cosa…

Todos los niños del mundo, aplauden y gritan: ¡No te vayas Chavo!

Globos multicolores elevan a Roberto Gómez Bolaño a la espectacular nube donde lo espera Don Ramón con dos paletas de bombón decoradas.

Don Ramón: !Si viene la vieja chancluda … le dicen que me morí…!

Chavo desesperado por la Paleta, salta rápidamente a la nube de Don Ramón, con su vara donde lleva su bolsa y sin querer, golpea otra nube. De sorpresa, Doña Cleotilde cae de platanazo:

Doña Cleotilde: !Tenía que ser el Chavo del 8!
Chavo: (Mientras chupa su paleta acaramelada) Fue sin querer, queriendo…
Don Ramón: Chavo… ¡Si serás…! Si serás…!
Chavo: Pipipipipipi Se me chispoteó.

10343692_10152876437140610_5817551186115754348_n13149_10202964057894132_1447808658567970709_n 10418222_10152467487497314_4227014153734193096_n-2 copia

Se oye “The elephants never forgets” de Jean Jacques Perry en Piano. (La canción del Chavo – basado en una pieza musical de Ludwig van Beethoven, llamada “La marcha turca” de la obra “Las ruinas de Atenas)

Oscuro Total.
Telón.

Mi humilde homenaje a Don Roberto Bolaño por haber hecho de mi infancia, la de mis hermanos, la de mi hijo y mis sobrinos nietos una infancia muy feliz.
Gennys México,
28 NOV 2014

#DiálogosPerversos – Todo es la actitud

#DiálogosPerversos

Personaje 1: Contentísimo. En la cola hay gente chévere. Hay que ser estoico ante los problemas. Cuestión de actitud
5 h · Me gusta · 3

Personaje 2: Yo también “estoico” estoicomo que me largo pal carrizo también. Luego me acuerdo que estoy pelando y se me pasa. Ja ja ja ja un poco de humor manito. Un abrazote..!
5 h · Me gusta · 4

Personaje 3: la diferencia entre estar en cola a diario, la hacemos nosotros, de verdad se conoce gente divertida! y es hasta gracioso que a veces hasta compartes cosas con desconocidos, que tristemente lo harìas con seres queridos, por falta de tiempo para verlos! te Quiero tíoooo!

AHORA LAS COLAS SON DEL PUEBLO! Tremenda cola en el Bicentenario … More
http://www.venezuelalibre.tk

Image Search
Search Box

#DiarioDeUnaInmigrante – Pláticas con Teresa Selma

Teresa Selma tiene una relación con México que data más de 40 años. ¡México me salvó, Gennys!, y sus ojos azules se hacen mar. Estudió medicina en la UNAM, se graduó y ejerció, sin nunca dejar de hacer teatro en esta ciudad y en Venezuela. Su humildad es la de una cenobita de alguna obra de Cliver Barker, (espero que no lea esto de cenobita porque me mata, pues Teresa es Kafkiana hasta la médula, escéptica y científica). Nada de religiones, nada de supersticiones, cree en cosas simples como el ser humano, el trabajo, la ternura, el amor a la familia y el afecto hacia la amistad. Solitaria y lectora compulsiva, aprendió a disfrutar de los pequeños detalles de la vida: una taza de té, un buen libro y un bísquet le basta para sentirse a gusto con su existencia. Siempre buscando nuevos autores teatrales, siempre ensayando una pieza. No fuma. No bebe, a penas el empalagoso “Ponche Crema” y sus derivados. Casada con la literatura, recita poemas enteros de memoria. Más de un poeta le ha dedicado algunos hermosos poemas a Teresa, y ella los lleva con orgullo en su corazón y su biblioteca. El sábado en su función de “Arráncame la vida” de Elio Palencia en el Teatro El Foco, se cayó. Me cuenta que el piso estaba mojado porque en DF no para de llover. Una coleta empapada fue la culpable, no la vio y voló por el aire pegando su armazón contra el filo del piso. Ella, médico al fin, prefirió irse a su casa y hacer reposo. El lunes estaba pendiente del cumpleaños de mi hijo: ¡Hay que comprarle un pastel!. Hubo pastel, con sus veletas incluidas. Sus detalles me hacen llorar de ternura. El martes, ya estábamos en una reunión de producción para conseguir los impresos para “Yo soy Carlos Marx”. Se consiguieron los impresos. Hoy está en la salita de su casa ensayando con Gustavo Martínez Zárate; “¡Pasando letra, porque ese personaje habla mucho, Gennys!”, remata con su peculiar risa moderada. Todos los días aprendo algo de Teresa Selma, conoce esta ciudad como la palma de su mano, la ama a rabiar, la bendice todos los días. “Lo mejor que me ha pasado en mi vida es haberme venido a vivir a México, desde que era una jovencita. Tengo 80 y alguito más, y todos los días esta ciudad te regala algo maravilloso, DF es siempre un misterio delicioso por descubrir”. En realidad, ya pronto va a cumplir 84. Volvemos al largo kilómetro del subterráneo, con nuestras paradas respectivas, y la dejo en su casa, feliz porque fue un día productivo, conseguimos quien nos patrocinara los posters, y los volantes para el estreno “Yo soy Carlos Marx” en el Teatro Coyoacán.

México,
DF, 09- 07-201410534762_10203906069628055_5648915854389188507_n